LLUVIA

LLUVIA

Después de una noche rara y desencajada en la que estuve solitariamente rodeado de docenas de personas, tomé un taxi camino a casa diciéndole adiós al día que se marchaba por la ventana derecha y hola al que asomaba por la ventana izquierda. No recuerdo el trámite...
×