NOS HEMOS OLVIDADO

Nos hemos olvidado de cómo nacimos y
no nos acordamos de cómo éramos.

Éramos niños que solo querían reír.
Niños que no querían tener dinero,
que no querían ascensos, que no querían hipotecas,
que no querían coches, que no querían estatus,
que no querían bíceps ni tetas más grandes,
que no querían una cuenta de instagram
y que no querían trabajar ocho horas al día
con veintidós días de vacaciones al año.

Éramos niños que solo querían reír.
Reír y ver a otros reír.

Nos hemos olvidado de algo que continuamente
llama a la puerta de atrás de nuestra conciencia
y mientras tanto,
nosotros estamos demasiado ocupados
estando demasiado ocupados.

Nos hemos olvidado de cómo nacimos
y solo lo recordaremos cuando muramos.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

CUANTAS COSAS TE PODRÍA PEDIR

CUANTAS COSAS TE PODRÍA PEDIR

Cuantas cosas te podría pedir. Te podría pedir que me elijas, que pienses en mi, que aparezcas de repente, que no me robes la manta, que no llegues tarde al trabajo por apurar dos minutos más a mi...

leer más
×