El Único Momento de Entregarme a su Voluntad

De pronto, el miedo me trae un pensamiento del que nunca huyo, un pequeño hueco en mi cabeza en el que puedo refugiarme. El de hacerme pequeño y que sus brazos me rodeen. El de sentirme envuelto y protegido por su piel de seda. El único momento en el que solo soy un cuerpo puro, un alma limpia y un corazón sano en el que no hay mente, ni pensamiento, ni frustración, ni miedo, ni temor. El único lugar que existe cuando estoy ahí, el lugar donde las saetas que miden el tiempo no tienen sentido.
Ya no me importa lo que haya podido hacer, decir o pensar. No me importa ahora, no me importará mañana y no me importará nunca, porque la perdono. La perdono hoy y la perdonaré siempre porque no hay nada que perdonar. Simplemente lo acepto. Acepto el compromiso y la responsabilidad de velar por la felicidad de esa mujer aun con todos los riesgos que me pueda traer. Acepto el posible dolor que (yo) me pueda hacer. Acepto quitarme la armadura que traspasa mi piel, mis músculos y que ya está fundida con mis huesos. Acepto la vulnerabilidad ahora y por siempre y acepto rendirme a su voluntad. Lo acepto, sí. Acepto que la quiero.

Extraído de Negro después del negro

Suddenly, fear brings me a thought I never run away from, a little hole in my head where I can take refuge. The one of making myself small and her arms can surround me. The one of feeling wrapped and protected by her silk skin. The unique moment in which I am only a pure body, a clean soul and a healthy heart in which there is no mind, no thought, no frustration, no fear, no dread. The only place that exists when I am there, the place where the arrows that measure time have no meaning.
I no longer care what she may have done, said or thought. I don’t care now, I won’t care tomorrow, and I won’t care ever, because I forgive her. I forgive her today and I will forgive her forever because there is nothing to forgive. I simply accept it. I accept the commitment and the responsibility to see that woman’s happiness even with all the risks it may bring me. I accept the possible pain that I (I) may cause to myself. I accept to take off the armor that goes through my skin, my muscles and that is already fused with my bones. I accept vulnerability now and forever and I accept surrendering to her will. I accept it, yes. I accept that I love her.

Extracted from Black after black

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

No se encontraron resultados

La página solicitada no pudo encontrarse. Trate de perfeccionar su búsqueda o utilice la navegación para localizar la entrada.

×