DIOSES

Ella decía que me veía como un dios cuando hacíamos el amor. Y así es justo como la veía yo.
Decía que no escuchaba nada, que no había otra cosa que sentimiento y mi mirada frente a la suya.
Decía que teníamos la soledad y la intimidad más profunda.
Decía que estábamos en una galaxia lejana de un universo efímero
y hermético que sólo aparecía por un por un momento entre sus ojos y los míos.

Ella decía que allí no había un hombre y una mujer, decía que había algo más. Y así es justo como lo sentía yo.
Algo sin nombre que contenía nuestros nombres.
Algo que nacía de y para nosotros, de nuestra suma, de nuestro momento.
Algo que precisaba dejarlo todo atrás para ser creado.
Algo que necesitaba el suicidio de nuestras conciencias para existir.
Algo a lo que ella y yo nos rendíamos cada noche.

Ella decía que yo era el mejor, y si lo fui, fue porque ella lo dijo.

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

HERMANO OTTO

HERMANO OTTO

Hace unas semanas me propusieron escribir un relato que reflejase la importancia que tienen los animales en las causas sociales. El proyecto reunía diferentes escritores, ilustradores y correctores...

leer más
×